martes, 3 de diciembre de 2013

punto bajo de ganchillo



En esta segunda entrada vamos a trabajar con el punto más sencillo, con el que se pueden hacer infinidad de preciosas labores de ganchillo.
Es muy fácil de hacer, simplemente hay que tener algunas precauciones. Cuando yo empecé a hacer ganchillo nadie me decía por qué una labor se torcía o se encogía según iba haciendo vueltas, lo he ido aprendiendo a base de equivocarme y de deshacer muchas veces el mismo trabajo. Es una forma como otra cualquiera de aprender pero yo quería ayudaros a que el camino fuera un poco más sencillo, sobre todo para quienes no tengáis mucho tiempo que perder pero realmente os apetece hacer ganchillo.
Por ejemplo, éste es el punto que se utiliza para los amigurimis, que son figuras de todo tipo, fundamentalmente animales, pero también plantas y todo tipo de accesorios. Ya hablaremos de ellos dedicándoles alguna entrada en exclusiva porque son muy divertidos y un regalo estupendo.
Bueno empecemos el trabajo.

Lo primero que tenemos que hacer es una cadeneta
Ya sabéis, haremos un nudo dándole la vuelta completa a la aguja alrededor de la lana y cogiendo con el gancho el hilo que tenemos encima del dedo índice de la mano izquierda (o derecha para los zurdos),
arrastramos dentro del círculo que hemos hecho con la lana y que estamos sujetando con la mano derecha y lo pasamos completamente al otro lado. Apretamos fuerte y ya tenemos nuestro nudo, que como ya os dije en la entrada dedicada a la cadeneta no cuenta como punto. A partir de aquí comenzamos a hacer cadenetas. Yo os recomiendo que hagáis unas veinte para empezar a practicar y con una lana gordita para que apreciéis bien la labor y aprendáis a contar sin dificultad, que a veces es lo más complejo.
Cuando tengáis las veinte cadenetas empezamos con la primera vuelta de punto bajo, para lo que necesitamos dos cadenetas más, es decir tenemos que hacer veintidos cadenetas en total. Y le damos la vuelta a la labor para empezar la segunda vuelta. 

Veréis que las cadenetas, por eso se llaman así, tienen forma de cadena, y cada punto parece el eslabón de esa cadena. Lo que tenemos que hacer es introducir el gancho en cada uno de esos eslabones. Como mejor queda la labor es, en esta primera vuelta, introducir el gancho en la parte de abajo de la cadeneta, porque así evitamos que se abra el punto. 
Los primeros puntos son los más costosos de hacer, pero enseguida cogeréis el ritmo. Asi que para empezar cogemos el gancho y lo introducimos en la tercera cadeneta, puesto que las dos últimas, es decir la veintiuno y veintidos, se cuentan como primer punto. 

 
 


Acordaros que hemos dicho que íbamos a trabajar veinte puntos en total. Introducimos el gancho en la parte inferior de la cadeneta de alante hacia atrás. Cogemos el hilo o lana que tenemos encima del dedo índice de la mano izquierda, y lo arrastramos otra vez, y en sentido contrario por el mismo sitio. Con lo cual nos quedamos con dos hebras en la aguja. Ahora sólo toca volver a coger otra vez el hilo que tenemos en el índice de la mano izquierda, justo entre el dedo y el hilo, tiramos de él y lo introducimos por las dos hebras a la vez, quedándonos otra vez con una hebra en el ganchillo.
Os recomiendo que vayáis contando hasta completar los veinte puntos bajos, y después que contéis los puntos sobre la propia labor para que vayáis practicando y aprendiendo a contar sin necesidad de ir memorizando los puntos que tenéis hechos.
Al llegar a los veinte tendréis la primera vuelta completada y toca empezar con la segunda y a partir de aquí todas son exactamente iguales.
Hacemos dos cadenetas en el aire, iguales a las que hicimos para empezar nuestra labor, y le damos la vuelta al trabajo. Ahora ya no tenemos eslabones, sino pequeños palitos. El primer punto bajo de esta vuelta lo tenéis que hacer justo en el agujerito que hay entre el punto bajo número veinte y el diecinueve de la vuelta anterior. Pero ya sabéis que las dos cadenetas se cuentan como punto, por lo que al hacer el primer punto bajo deberemos contar dos puntos para esta y todas las demás vueltas.
Aunque así explicado puede parecer muy complicado os aseguro que si vais siguiendo punto por punto la explicación con el ganchillo y la lana en las manos, es mucho más fácil y divertido.

Os recomieno es que practiquéis muchas vueltas porque, aunque realmente es muy fácil, quizás lo más complicado sea que todos los puntos queden iguales. Que al mirar la labor tanto por un lado como por otro nos dé sensación de homogeneidad. Y además no lo desagáis, guardarlo como muestra, con el tiempo os gustará volver a ver vuestras primeras labores de ganchillo.
Como ya os he dicho con este punto se pueden hacer infinidad de trabajos. Yo hoy os dejo una simple muestra de cómo con sólo veinte puntos bajos podemos hacer algo chulo que incluso nos puede servir como regalo para estas Navidades.








Nota: 
En las primeras fotos de la derecha podéis ver cómo empezar una labor, es decir, el nudo y después las cadenetas.
En las siguientes cinco fotos centradas, véis cómo empezar los puntos bajos desde la cadeneta de inicio.
En las siguientes trece fotos centradas podéis ver cómo segir la labor desde la primera vuelta de puntos bajos, hasta que terminemos la labor.
Y en las últimas ocho fotos podéis ver cómo terminamos las vueltas haciendo las dos cadenetas que contarán como punto número uno de la siguiente vuelta, giramos la labor y comenzamos con el punto número dos haciendo un punto bajo en el primer hueco que encontremos, es decir entre el punto diecinueve y veinte de la vuelta anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario